Wednesday, January 19, 2011

Sincronicidad

Por Jack Grabon - IAC New York

Piensa en cuántas veces te han ocurrido cosas que parecían coincidencias. Si alguna vez has considerado las probabilidades de que esos encuentros casuales, o que esas secuencias de eventos improbables ocurrieran como lo hicieron, probablemente te habrás quedado pasmado. Quizás incluso te llevó a preguntarte qué fuerzas estaban en juego para siquiera producirlos. Carl Jung se refirió a tales eventos como sincronicidades. Aunque puedan parecer casi mágicos, en realidad hay explicaciones sensatas tras ellos. Usaré un ejemplo simple de mi propia vida para ilustrarlo.

Una noche, estaba con una amiga y salió el tema de la espiritualidad. La conversación viró hacia las vidas anteriores. Mi amiga me dijo que había leído un libro muy conocido sobre el tema pero que no podía recordar su título. Cuando lo resumió brevemente, me di cuenta de que yo había leído el mismo libro. Irónicamente, no pude recordar el título inmediatamente hasta más tarde aquella noche. A la mañana siguiente salí a hacer unas gestiones, por el camino acostumbrado. Al pasar por una popular cafetería, llamó mi atención un pequeño cajón de plástico cerca de la puerta principal. Dentro había algunos libros, y esto despertó mi curiosidad, porque me encanta leer. Aunque había solamente tres libros en el cajón, el que estaba más accesible era ¡el mismo libro del que mi amiga y yo habíamos hablando la noche anterior! Pasé a preguntar si estaban vendiendo estos libros en la cafetería, pero me dijeron que no y que no tenían ni idea de quién los había dejado allí.

En estos hechos aquí relatados, mi amiga y yo habíamos sido atraídos hacia ese libro de vidas anteriores en particular, debido a nuestra semejanza con el tema. Sin embargo, los guías no físicos pueden haber echado una mano también. Recurriendo al ejemplo anterior, supongamos que mi amiga y yo nos hemos conocido en una vida anterior, y que no sabíamos esto, y que teníamos que saberlo para poder trabajar hechos del pasado. Sabiendo esto, estos guías no-físicos podrían haber inspirado a la persona que dejó los libros a hacerlo en ese momento y en ese lugar en particular, o haber inspirado a mi amiga a mencionar el libro cuando lo hizo. A menos que fueran particularmente perspicaces, ambas partes habrían interpretado la inspiración o el estímulo como sus propias ideas y sentimientos cuando, a decir verdad, vinieron de fuera.

Considera las sincronicidades como espejos. Pueden revelar mucho sobre nosotros por quién o qué atraemos a nuestras vidas. La mejor manera de aumentar su frecuencia es registrándolas cuando ocurren, vivir nuestros propósitos y tener una sustentabilidad energética fuerte y ser perceptivo. Esto nos permite mantener la resonancia con personas, lugares, y cosas más seguras, tanto en dimensiones físicas como no físicas.

Jack Grabon es voluntario en la IAC de Nueva York.