Wednesday, May 18, 2011


Programación Existencial

Como ya comentamos en el número 8 (Serialidad Existencial), el propósito de renacer es el de evolucionar y ayudar a los demás a evolucionar.

Durante la intermisión (periodo entre vidas), se planea y perfecciona la programación existencial o proexis, también llamada “misión de vida”. El tipo de proexis determinará las características básicas del curso intermisivo, dependiendo de la calidad de su propósito, puede requerir un diseño más indefinido y de corte más personal o más específico y de alcance más colectivo.

Dependiendo de la capacidad y el grado de madurez de cada concin se establecen miniproexis (programaciones más simples como una vida limitada a nacer, crecer y generar algún cuerpo más para dar oportunidad a otras conciencias) o maxiproexis(proyectos de tareas de impacto más extenso en la evolución general de la humanidad, como el ejemplo histórico de Gandhi que liberó un país sin usar la violencia).

En la mayoría absoluta de los casos, la proexis es diseñada por conciencias más maduras que los resomados (sus amparadores o mentores extrafísicos, popularmente conocidos como guías espirituales), que planean en conjunto las líneas maestras de la proexis trazando el plan de la futura vida. Como elemento moderador y consultor de éstos actúa el orientador evolutivo o evoluciólogo, (amparador de los amparadores), el cual dice la última palabra, la de mayor lucidez, respecto al plan trazado.

La proexis no se decide total y completamente en el inicio de la intermisión, pues los datos que llegan del frente intrafísico obligan a sucesivos ajustes del plan inicial.

La participación de cada futura concin en esa programación va a depender de su grado de lucidez. Cuanto más lúcida más sugiere, interfiere y pregunta. Cuanto menos lúcida más es auxiliada en el proyecto lógico, optimizado de la próxima existencia física. En las situaciones en que el resomado no tiene lucidez alguna, ciertas decisiones pueden ser tomadas incluso sin su consentimiento.

Hay personas que se sienten descontentas por no tener decisión plena sobre su proexis, ya que consideran este hecho una agresión a su libre albedrío. Generalmente tal observación viene de individuos más rebeldes, egocéntricos y de poca vivencia multidimensional. Sin embargo, todo esto es muy lógico. ¿Cómo puede una conciencia sonambulizada o, más aún, en estado de parapsicosis extrafísica (sin ninguna lucidez), planear su tan complejo destino inmediato? ¿Cómo podría una conciencia razonablemente lúcida decidir “sola” y de forma intervencionista varios detalles de su futura vida para la cual va a necesitar de otras muchas personas para su término?. Si alguien pretende volver a la vida para ser un amparador intrafísico actuando de hecho como minipieza de un maximecanismo ¿cómo podrá prescindir de ayuda de otrosmentalsomas más lúcidos y de visión más amplia y profunda en ese proyecto?.

Desde el punto de vista de la proexis, una seriexis típica puede dividirse en dos periodos: el preparatorio y el ejecutivo. En nuestra sociedad moderna la mayoría gasta la primera mitad de su vida construyendo y estabilizando el cuerpo, madurando psicológica y emocionalmente, estudiando y graduándose en algo, alcanzando su independiencia económico-financiera y estableciendo una relación afectivo-sexual madura y estable. Sin estas cuestiones mínimas es más difícil emprender la proexis.



Wednesday, May 4, 2011

Procedencia Extrafísica.


Procedencia Extrafísica

Las conciencias extrafísicas fuera de los períodos de transición de la desoma y resoma, tienen como base extrafísica una determinada comunidad conciencial denominada procedencia extrafísica. Normalmente es a este cuartel general o ciudad extrafísica natal a la que la conciencia vuelve después de su desoma y de cada una de sus últimas vidas intrafísicas.

Algunas conciencias tienen como base extrafísica colonias evolucionadas, trascendentes y sutiles, prácticamente sin ninguna interacción con la dimensión física, próximas a la dimensión mental. Sin embargo infelizmente la mayor parte de la humanidad y parahumanidad están vinculadas a comunidades extrafísicas densas, muy conectadas todavía con el ambiente físico. Una conciencia no cambia la tipología de sus compañías por el hecho de cambiar de dimensión, tanto en la dimensión física como en el período intermisivo, convivimos con miembros de nuestro grupo evolutivo.

El paradigma materialista e inclusive los dogmas de la mayoría de las religiones (que acaban siendo materialistas también) inducen a la persona a pensar que su naturaleza o estado más básico es esencialmente el intrafísico. Este es un error grave de entendimiento de los procesos concienciales. La conciencia es esencialmente extrafísica en cuanto que la vida física es una fase temporal y artificial en un puesto avanzado del universo multidimensional. Una de las muchas evidencias que pueden corroborar tal afirmación es la propia descoincidencia o semiproyección natural – casi siempre inconsciente – que la mayoría de las formas de vida superiores (animales y seres humanos) manifiestan durante el sueño. En la primera oportunidad posible, la conciencia sale de la dimensión física para recuperarse en la dimensión extrafísica.