Saturday, October 27, 2012

Critica Cinematográfica: El Origen ('Inception')



Por: Kim McCaul


La súper producción cinematográfica Inception (titulada Origen en España y El Origen en Hispanoamérica)  combina acción impresionante e innovadora con una trama psicológicamente compleja. Se centra en un equipo de ‘mercenarios oníricos’ que se especializan en infiltrar el subconsciente de las personas a través de los “sueños en conjunto” con el propósito de robar información valiosa- un tipo de espionaje industrial.  Este robo mental se conoce como una “extracción”. A poco tiempo se les da una tarea que muchos pensarían imposible. En vez de extraer información de la mente de un sujeto, tendrán  que “plantar” una idea que resultará en una decisión de negocios especifica. Esta forma de manipulación mental es lo que se le llama “el origen”.

La película no trata de hacer un punto concreto psicológico o espiritual específico, sino que toca varios temas relevantes  para la psicología y la espiritualidad. A cierto nivel, el enfoque del largometraje es netamente materialístico. Los sueños son las creaciones del subconsciente de las personas y las muchas personas que habitan los lugares visitados durante un viaje de sueño son solamente “proyecciones” de la mente de la persona que está soñando. En otras palabras, no son conciencias independientes, no son reales. Esto es bueno ya que son ejecutadas en grandes cantidades. Mientras los espías intentan y descifran el subconsciente de su víctima, las “proyecciones” sirven como una forma de auto-defensa mental.  Cuando sienten la presencia intrusiva de los espías defienden su espacio mental de una manera algo mundana utilizando  armas, pistolas y puños.  La película entra en el ámbito metafísico, cuando los que están soñando cuestionan cada vez más la naturaleza esencial del mundo real. ¿Es en el estado de vigilia donde se encuentra la realidad o es en el estado del sueño con todo su potencial creativo?

La película realmente no explora o explica la manera técnica en la cual es posible que las personas compartan sueños.  Desde una perspectiva concienciológica un “sueño compartido” nunca es un sueño sino una proyección compartida por 2 o más conciencias.  En este caso la proyección no tiene el significado psicológico que tiene en El Origen, sino que se refiere a lo que ocurre cuando la conciencia se proyecta fuera del cuerpo físico en otro cuerpo más sutil (una experiencia también conocida como viaje astral o experiencia fuera del cuerpo). Los sueños son eventos inter-neuronales y aunque podamos medir la actividad que producen con un estudio de Tomografía Computarizada (CAT- Scan), no podemos compartirlos de la manera que compartimos una caminada juntos.  Las proyecciones de la conciencia pueden ser compartidas de esta manera. Estos son eventos extracorporales los cuales nos llevan a dimensiones no-físicas, pobladas por personas reales, no-físicas. Curiosamente, existen varios paralelos entre la experiencia de sueño de los personajes de El Origen y las experiencias extrafísicas de la conciencia.  

Así como las personas representan “proyecciones” subconscientes en la película, las personas reales no-fisicas en las dimensiones extrafisicas pueden sentir la diferencia con una persona que esté en una experiencia fuera del cuerpo y tener curiosidad de ella. Y justo así como los soñadores en la película tienen la habilidad de crear un paisaje etéreo y a veces involuntariamente introducir asuntos psicológicos irresolutos, también cuando nos proyectamos fuera del cuerpo nuestros pensamientos pueden convertirse en creaciones tangibles (los morfopensenes también conocidos como “formas de pensamiento”) y nuestros condicionamientos, creencias y fantasías pueden influir en nuestra experiencia y distorsionar nuestra percepción de la realidad extrafísica en la cual nos podamos estar manifestando.   Así como algunos de los soñadores en El Origen no se dan cuenta que están soñando, la mayoría de las personas, la mayoría del tiempo, no se dan cuenta cuando están proyectadas.

La premisa clave de la película es que el infiltrar, el plantar una idea en la mente de alguien, es una tarea altamente difícil.  Sin embargo, en nuestra realidad cotidiana esto ocurre con más frecuencia de lo que nos damos cuenta. Desde una perspectiva meramente física y psicológica existe una extensa literatura de propaganda, publicidad y lavado cerebral. Muchas de las ideas las cuales identifiquemos íntimamente  como nuestras, pueden de hecho haber sido plantadas ahí por otros: nuestros padres, nuestro grupo coetáneo, nuestra cultura. Desde una perspectiva multidimensional va aun más allá. Es posible, y de hecho común, que personas no-físicas (conciencias extrafísicas) nos den ideas que parezcan ser nuestras. Esto puede ocurrir mientras estemos proyectados en la noche; podemos despertar con nuevas ideas sin darnos cuenta de donde vinieron (esta puede ser la razón porque las personas comúnmente les gusta “consultar con la almohada” ciertas cosas). También puede ocurrir mientras estamos despiertos; muchos de nosotros no somos consientes de las conciencias no-físicas que nos rodean a todo momento y nos pueden “susurrar algo al oído” (telepáticamente).Tales ideas implantadas pueden ser negativas e intrusivas; pero pueden también ser positivas y asistenciales, como cuando una persona deprimida de repente vislumbra un nuevo panorama de posibilidades y del futuro la cual disipa la neblina de la depresión e infunde una nueva esperanza y optimismo.  ‘Los amparadores” (personas no-físicas, desarrolladas, maduras) pueden sembrar grandes semillas de inspiración y productividad evolutiva. 

Disfruté bastante El Origen, pero el mundo real de conciencias multidimensionales es mucho más elaborado y complejo que ese de los paisajes etéreos presentados en la película y este todavía esta a la espera de un cineasta que realmente lo aborde en profundidad.

Kim McCaul es un instructor voluntario con la IAC basada en Adelaide, Australia. Ha estudiado concienciologia desde 1997. Kim es un antropólogo que trabaja en áreas aplicadas de asuntos Aborígenes Australianos.


Wednesday, October 17, 2012

Comentario: De Oxitocina y la Evolución


por Nelson Abreu

Recientemente un investigador impartió una charla fascinante en la organización TED sobre la oxitocina y su relación a la confianza y la moralidad.

La charla concluye que solamente los mamíferos liberan oxitocina. El investigador se preguntaba si, en un planeta donde los lagartos evolucionaron al nivel evolutivo de los humanos, relaciones y vínculos emocionales- y de tal manera como se expresa la cosmoetica-  serían diferentes sólo por esta diferencia biológica.

Primeramente, gracias por hacer tan estupenda pregunta. Desde mi punto de vista, las relaciones y vínculos emocionales pueden ser expresados extrafísicamente en la ausencia del soma, mucho menos la oxitocina. Es interesante como se correlaciona, físicamente, con estas capacidades y aquellas que se expresan más entre los mamíferos. Esto señala, por lo menos en nuestro planeta, ¿la evolución de la conciencia en cuanto a evolución emocional se expresa más en los mamíferos con oxitocina lo cual es mayor el resultado que la causa? Esto parece estar más de acuerdo con que la consciencia dirija la evolución biológica y no lo opuesto.

Un trabajo relacionado a este concepto y el cual recomiendo es el trabajo de Alfred Russell Wallace, co-descubridor de la evolución biológica con Darwin, pero marginado por la historia debido a sus puntos de vista que cuestionaban el paradigma Newtoniano-Cartesiano el cual intentaba reducir el espíritu o el sí lejos del asunto. Wallace, quien desarrollo un interés activo en los fenómenos psíquicos y facultades, pensó que la selección natural no puede explicar las otras facultades como las matemáticas, las artísticas y los genios musicales, el ingenio, humor y las “ideas metafísicas”. El también creía que la razón de ser del universo era el desarrollo del espíritu humano (Wallace 1889)

El Fenomeno Humano obra de Pierre Teilhard de  Chardin, el cura Jesuita y paleontólogo quien participó en el descubrimiento del hombre Pekín, ofrece una perspectiva visionaria del tema, trazando la progresión desde el geogénesis, al biogénesis, al psicogénesis, hacia el noogénesis (conciencia global)  y predijo un planeta ‘Tierra unificada’ y consciente de si misma (gaia, el Internet) La revista “Journal of Conscientiology” numero 3 también publicó un artículo interesante sobre este tema escrito por Mark Siffer ( Conciencia de un principio Antrópico).

Como podemos ver, no es una idea completamente original, pero le he dado un nombre a esto, en trabajos previos, evolución conscienciomotora.  La evolución concienciomotora propone que la evolución biológica es impulsada o es una reflexión de la evolución de la conciencia no-física. Mientras más avanzado se convierte el principio de la conciencia, estimula la creación de un corpus físico más adecuado a sus capacidades, cinéticas, emocionales y mentales.  La polarización de los procesos aleatorios, aprovechando el principio de incertidumbre de la mecánica quántica, podría ser la interrelación de la conciencia (a través de la bioenergía o qi) con eventos físicos (genes  y neuronas).

El denominador común de estos conceptos aparece cuando vemos que mientras los genes, neurotransmisores y otra información física y sistemas de control afectan nuestro comportamiento físico, nuestra cosmoética, sentimientos y todas las facultades que nos hacen una consciencia, están en constante evolución pero no por causa de estos elementos físicos, los cuales son solamente una burda representación de un patrón más profundo que invade el universo- físico y multidimensional; la conciencia en sí y su empuje eterno hacia una mayor complejidad e interconexión.

Nelson Abreu, B.S. Ingeniero electric, es un voluntario de la Academia Internacional de la Conciencia- California Centro Educativo Florida  y autor contribuyente a Filters & Reflections: Perspectives on Reality (ICRL Press 2009).

Thursday, October 4, 2012

Cuenta Personal: Ejercicio Proyectivo



Por Michael Lydon, IAC Nueva York

Noche del sábado, 21 de enero y amanecer del domingo 22 de enero de 2012

Había estado realizando trabajo energético todo el día, en particular ejercicios para relajar mi respiración y mi tensión física. Tuve por lo menos un trance curativo donde pude sentir un desplazo de energía a un nivel muy hondo donde ocurrió un profundo desbloqueo. Durante la noche utilicé una técnica Zen modificada para disminuir todos mis pensamientos y enfocarme en una meta proyectiva.

La técnica original implica contar hasta 10 sin tener ningún otro pensamiento que no sean los números mismos. Cada número corresponde a una inhalación y a una exhalación. Así que por ejemplo,

Inhale, exhale, -“uno”

Inhale,  exhale – “dos”

Y así sucesivamente.

Sin embargo, aunque sólo tenga el pensamiento “esto es magnífico, llegué hasta 3” por ejemplo, tendrá que comenzar de nuevo. Si logra llegar a 10, vuelva a iniciar el conteo. El ejercicio es sólo para aquietar la mente.

De todos modos, modifiqué este ejercicio pensando en la proyección hacia la dimensión mentalsomática y repetía la frase “Me proyecto hacia la dimensión mentalsomática”. Y cada que lo decía sostenía el  mismo ritmo de inhalar y exhalar mientras fijaba mi atención contaba hasta 10. Si otro pensamiento me distraía, comenzaba de nuevo. Aún con la evocación de la idea, comencé a sentir una desconexión de la acostumbrada corriente de pensamientos y preocupaciones, y comenzó una sutil corriente ascendente de energía, mientras que mi centro de conciencia se movía hacia los chakras en mi cabeza. Desafortunadamente me distraje con una ida al cuarto de baño y también por la idea de tener que ir a asegurar la puerta exterior.

Al regresar, la misma técnica no parecía funcionar. Hasta unos cuantos pasos alrededor parecían haber despertado un montón de pensamientos, o tal vez ya no me encontraba en el mismo “espacio mental”. Así que intenté una técnica diferente, otra repetición verbal o técnica mantra con un patrón similar.

Mi idea era calmar mi mente y a la vez utilizar una técnica de proyección. Para esto apliqué lo siguiente:

Concéntrese en la respiración y elimine toda intencionalidad consciente o inconsciente de tratar de controlar la respiración, (por medio de tensiones mentales inconscientes). Así pues, permita que la respiración se relaje y que suceda naturalmente. (Me fijé que mi respiración se volvió superficial, rítmica y continua, como si los movimientos al inhalar y exhalar formaran parte de un flujo o corriente continua).

Repita el siguiente mantra: “que este cuerpo, este energosoma, este psicosoma, y este mentalsoma, sean utilizados sólo para asistir”.

En los siguientes intervalos:
a.  Al inhalar: Que este
b.  Al exhalar cuerpo
c.  Al inhalar: este
d.  Al exhalar: energosoma
e.  Al inhalar: este
f.   Al exhalar: psicosoma
g.  Al inhalar: y este
h.  Al exhalar: mentalsoma
i.   Al inhalar: se utilicen solo
j.   Al exhalar: para asistencia
k.  (Repita)

Con cada uso de la palabra “cuerpo”, “energosoma”, “psicosoma”, “mentalsoma” y “asistencia”, intenté sentir las características de esa palabra o sencillamente, lo que la palabra evocaba para mí en cuanto a las sensaciones, sentimientos y repercusiones energéticas.

Cada que mi respiración se tornaba tensa (como si intentara controlarla), me relajaba de nuevo hasta que se tornaba natural, y de nuevo iniciaba el mantra. Podía sentir una buena cantidad de energía moviéndose internamente antes de quedarme dormido.

Experiencia

Después de unos cuantos sueños me volvi más lúcido y repentinamente estoy en algún “centro” (tal vez un centro de educación) que parece estar varios pisos arriba del suelo. Se siente muy antiguo, (como si hubiese sido establecido por mucho tiempo). Está construido por lo que parece ser un yeso suave (aunque aparentemente más robusto que el emplaste, tal vez como un estuco) que fue pintado con un naranja cálido y colores rojos. Alrededor de la zona me fijo que hay orquídeas creciendo. El sitio está decorado con estatuas de piedra que tienen estanques de agua enfrente enmarcados con piedra, y enredaderas que van creciendo en varias partes del complejo. Han colocado las orquídeas en macetas de manera decorativa sobre el suelo junto a las paredes y en algunas partes también están fijadas a las paredes. Me fijo que una mujer me guía por la instalación y  nos preparamos para una junta. No nos decimos nada. De alguna manera, toda comunicación era “sobre entendida”.

Me pregunto si esto será un sueño o una proyección. Pienso que si fuese un sueño, el ambiente (como la distribución del fondo) probablemente cambie. Camino a través de un área abierta, a la vuelta de una esquina y entro en un hueco con paredes de piedra. Mi guía (una mujer) desea mostrarme algo. Se arrodilla, enfocándose en una orquídea sobre el suelo, y la orquídea espontáneamente se transforma en una mariposa que bate sus alas y se aleja en un revoloteo. Me maravilla el hecho de que de alguna forma ella pudo convertir una forma de vida en otra, o por lo menos crear un morfopensene (forma de pensamiento) tan complejo como una mariposa o de algo tan (comparativamente más sencillo) como una orquídea.

Camino de regreso a la zona principal, sigo a mi “guía turística”, y me doy cuenta que esta experiencia ya lleva buen rato. Fijo mi atención en mantener la frecuencia para estar lúcido y aprender lo que sea que estoy destinado  ha aprender ahí. Me doy cuenta que la distribución del edificio parece estar intacta, lo cual me indica que la experiencia probablemente es una proyección.

Decido poner a prueba el medio ambiente para ver cómo responde a los pensenes así que me dirijo hacia una de las estatuas la cual tenía un estanque de agua en la parte baja. Extiendo mi mano izquierda y comienzo a exteriorizar energía hacia el agua, y el agua comienza agitarse y sube sin derramarse, más bien sale del estanque como si fuera tirada por una fuerza magnética. Antes de que pudiera hacer algo substancial con ella, siento la mano de una mujer que firmemente sujeta mi muñeca, emitió un pensene no verbal que claramente significaba “no hagas eso”. No era mi guía turística, sino otra encargada de la instalación. Obedecí, entendí que lo que hacía de alguna forma perjudicaba al medio ambiente.

Seguí en espera de la junta que supuestamente tendríamos  y vagamente recuerdo que algunas personas se reunían y enseguida (lamentablemente) perdí la lucidez y no recuerdo qué sucedió después.

Desperté y pensé, si eso fue un sueño, probablemente no produciría un estado vibracional. Noté que el centro interno de mi cuerpo vibraba con electricidad que corría hacia arriba  dentro del canal central (cerca de la columna) hacia el cerebro. Efectivamente, era un estado vibracional sutil y mientras más me enfocaba más fuerte se convertía conforme me dormía. Probablemente esta sea una confirmación de una proyección. No recuerdo ningún sueño o proyección después de esto.

Comentario

Después de leer la experiencia de Robert Bruce con proyecciones vs. sueños, tengo más dudas ahora en cuanto a si mi experiencia es un sueño o una proyección. En la experiencia de Bruce (en su libro Dinámicas Astrales), el va a un centro comercial, es altamente perjudicial para el ambiente y las personas son como autómatas que no responden a lo que el está haciendo. Su hipótesis es que son proyecciones de su mente inconsciente.

Y no creo que en mi caso, este ambiente fue una proyección de mi mente inconsciente, ya que es poco característico de mi o de mi imaginación “inventar” tal sitio.

El hecho de que hubo:
Guías turísticas lúcidas
La demostración de creaciones complejas morfopensénicas
Comunicación no verbal
La anticipación de una junta
Una lucidez decente (por lo menos un 60%) con pensamientos sensatos con un 80% a nivel normal en estado despierto
Las “Reglas” del medio ambiente
Un estado vibracional después de la experiencia
Todo me llevó a pensar que esto efectivamente era una proyección.

No sé qué sucedió durante esa junta o si hubo alguna asistencia pero aún estoy muy agradecido por esta experiencia y me gustaría visitar el medio ambiente de nuevo de ser posible.

Mi nivel de lucidez claramente esta a un nivel inferior que el de aquellos seres que cuidaban del lugar, probablemente yo les parecía como una persona ebria o como alguien intoxicado con las energías de la vida física. Me imagino que esto es lo que parecen muchos proyectores semilúcidos o no lúcidos a los seres no físicos de mayor consciencia.

No es esta la primera vez que trato de alterar el medio ambiente con energía y he llamado la atención de las “autoridades”. De hecho esto ocurrió también en una de mis más recientes proyecciones donde dos mujeres me pidieron que las siguiera después de que desaparecí una planta en un matero... En ocasiones las autoridades no son tan amables. En esta proyección una mujer suavemente pero con firmeza tomó mi muñeca, pero recordando otra proyección donde hice desaparecer una mesa, un oficial del ambiente me apuñaló con un tenedor, a sabiendas de que me haría regresar al cuerpo. No lo culpo por ello, yo estaba interrumpiendo el paradigma de cada uno de ellos.

Después de esta proyección decidí dejar de poner a prueba los ambientes energéticamente como una manera de comprobar si son “verdaderos”, ya que frecuentemente parecen tener un efecto de interrupción. Creo que en el futuro sólo debo concentrarme en lo que debo hacer o aprender mientras estoy ahí y ver qué resulta.

Michael Lydon es un voluntario e investigador de la IAC en Nueva York desde 2002.