Thursday, January 31, 2013

EXPERIENCIA FUERA DEL CUERPO: La llave para el autoconocimiento


Texto de un programa de radio emitido originalmente en Radio Caracol, Miami, Florida

EXPERIENCIA FUERA DEL CUERPO: La llave para el autoconocimiento
Profa. Nanci Trivellato


Desde el principio de la humanidad, muchos individuos han pasado por experiencias donde se sienten fuera del cuerpo.  Muchos de estos individuos se perciben con lucidez y despiertos lo suficiente para controlar la experiencia. Hoy, en todo el mundo, este es un tema que ya dejó de ser tratado como un tabú. Por ejemplo: las experiencias-cercanas-a-la-muerte, conocidas en inglés como near-death-experience, son un tipo de experiencia-fuera-del-cuerpo, pero, en este caso, obviamente forzada por un trauma externo. Para estudiar este fenómeno de proyección fuera del cuerpo físico y todos los procesos que se derivan de este, los diferentes estados de la conciencia y el desarrollo individual adquirido por estas experiencias, fueron criadas la ciencias Proyecciología y Concienciología.

Para los que nos escuchan por la primera vez, es bueno explicar que la experiencia-fuera-del-cuerpo es también conocida como proyección astral, viaje astral, o proyección consciente. Son diferentes nombres para el mismo fenómeno.  Lo importante es entender que nosotros salimos del cuerpo físico, o sea, nuestras conciencias, esto que algunos llaman de alma, espíritu, o esencia, deja el cuerpo y sale hacia otras dimensiones. Esto pasa con todos. Sin embargo, la mayoría de las personas no pasa lucidamente por este fenómeno y no se dan cuenta que están fuera del cuerpo por lo que continúan con sus fantasías y sueños.

Mientras que una experiencia-fuera-del-cuerpo consciente, en la cual uno sabe que está fuera de la materia,  nos permite tener acceso a otros planos de realidad, conocer que pasa después de la muerte biológica, comunicarnos con nuestro amparador, o guía extrafísico, ver nuestro propio cuerpo físico durmiendo, encontrarnos parientes que ya fallecieron, ayudar a personas y otras cosas más.  Es bueno señalar que con esta experiencia, la persona pierde totalmente el miedo a la muerte y otros temores, queda más segura de si misma, más equilibrada, conociéndose más y principalmente, con todo este entendimiento, puede acelerar su evolución personal.

Respecto a la importancia e interés que este fenómeno despierta, hemos observado en el transcurso de estos años de investigaciones y enseñanza, que las personas están más dispuestas a buscar una explicación lógica, científica, libre de connotaciones misteriosas, para este fenómeno que, en la antigüedad, fue sujeto de supersticiones y de las más contradictorias definiciones.

Producto de esto, algunas personas piensan que tales experiencias puedan ser peligrosas. En verdad no hay riesgo en la experiencia-fuera-del-cuerpo. Existe mucha especulación en torno a esta materia, y hay gente que insiste para que esto continúe inaccesible a la mayoría. Uno de los compromisos de la Proyecciología es responder al mayor número de interrogantes en este campo, divulgar los resultados de estas investigaciones y entrenar a todos los interesados a manejar con control la bioenergía para que amplíen el equilibrio personal y generen la experiencia-fuera-del-cuerpo. 

Para que uno genere y sepa analizar sus experiencias, es necesario que uno aprenda también a manejar sus propias energías, sabiendo como equilibrarse, limpiar su campo energético, mantenerse mas auto-confiado y motivado para el desarrollo personal. Las clases que ofrecemos empiezan a informar sobre las energías en cada uno, nuestros diferentes cuerpos y estados, y la realidad más allá de esta vida física. Todo preparado de manera de darle conocimientos a la persona para que ella sepa que pasa cuando tiene sus propias experiencias y las pueda dirigirlas y controlarlas realmente.

Para generar y controlar con lucidez sus experiencias, el practicante debe aprender a dominar sus propias bioenergías, también conocidas como prana, chi o energía vital. El control básico se resume a tres operaciones básicas: la absorción o captación de energías, la intensificación (que objetiva la autodefensa energética) y la transmisión de energías. A partir de estas tres técnicas básicas el proyector consciente dominará el proceso de desconexión de su cuerpo y expandirá su auto confianza. Oportunamente podemos charlar acá sobre estas técnicas.

Es interesante observar, sin embargo, que cuando uno empieza a entender y dominar la proyección, tiene condiciones infinitamente mayores para analizar sus propios actos, pensamientos, y situación de una manera general. El estudio de la Proyecciología genera una revolución en los valores humanos por que descondiciona, despierta y exime a la persona de sus propias limitaciones.

No hay razón para evitar las experiencias fuera del cuerpo.  El miedo es el mayor bloqueo que limita las experiencias conscientes. Por nuestras investigaciones, reconocemos que no hay motivos para recelos: la experiencia fuera del cuerpo es agradable, positiva y beneficiosa. La cosa más importante es estudiar y obtener provecho de las experiencias para visitar otras dimensiones. Con eso perderá el miedo a la muerte y otros temores que suelen intimidar y frustrar nuestros mejores descubrimientos. Todas las personas son capaces de realizar proyecciones conscientes. Es importante tener las propias experiencias personales, para su auto-análisis y consecuente desarrollo y maduración conciencial.

La Academia Internacional de Concienciología, es una institución de enseñanza e investigación científica, sin ánimo de lucro, sobre el desarrollo de la conciencia, las energías vitales, los fenómenos paranormales y las experiencias-fuera-del-cuerpo.

Website: Español:  www.mundoiac.org
               Inglés:     www.iacworld.org

Thursday, January 24, 2013

TANATOLOGÍA: El estudio de la muerte

Texto de un programa de radio emitido originalmente en Radio Caracol, Miami, Florida


TANATOLOGÍA: El estudio de la muerte
Nanci Trivellato

Hablar sobre la muerte es un tabú en nuestra sociedad. Muchos evitan el tema, considerándolo algo maleducado, olvidando que esta es una realidad irrefutable. Además, el tema es también muy controvertido, porque que cada uno tiene sus propias ideas acerca de él, según sus creencias, cultura, o formación.  A lo largo de la historia de la humanidad, culturas distintas han tratado de entender el fenómeno de la muerte, pero siempre bajo sus propios patrones o creencias. Por ejemplo:

Los antiguos egipcios creían que el alma iba a vivir en la eternidad después de la muerte, entonces, los faraones, que eran ricos y poderosos, ponían todos a trabajar para construir sus tumbas. Las pirámides fueron construidas para ser la morada de estas almas. Ellos ponían herramientas, esclavos, armas de guerra y joyas junto al muerto, creyendo que esto iba crearles una vida buena en la eternidad.

En la Babilonia, se tenía una creencia muy similar. Se enterraba también las familias con sus pertenencias, creyéndose que ellos iban a vivir de igual forma en un mundo subterráneo, donde sería la continuación de sus vidas.
Las culturas indígenas, en su gran mayoría, tienen algún tipo de ritual para la muerte. Estos rituales son supersticiosos, pero, muchas veces tienen alguna sabiduría en ellos.

Entre los siglos 14 y 15, surgió en varias culturas la llamada danza de la muerte, debido a la existencia de las plagas y guerras. En este período se creía que los muertos se levantaban de las tumbas para molestar a los vivos. Con esta danza, sin embargo, se creía que todos los muertos se levantaban, pero que después de terminada esta, quedaban definitivamente muertos.

En el Japón, la ceremonia de enterramiento de una persona es una fiesta, donde todos comen, beben, ríen y se divierten, celebrando que la persona va a estar libre de la vida física.

La mayoría de las religiones enfocan la muerte como un momento de juicio, donde se va a decidir si la persona va a ir para un paraíso, o va para lugares malos. A veces llegan a prometer que si uno es obediente a los dogmas de la religión, entonces irá para el cielo.

Para Gautama Budha, la muerte era un descanso temporáneo, sin embargo no un alivio total, puesto que todos iban a volver a la dimensión material. Budha, con su idea de karma, creía que la vida era esencialmente dolorosa y que no se podía vivir sin sufrimiento.

Desafortunadamente, en nuestra sociedad, cuando una persona desea más información sobre la muerte, o sea, que va a pasar después, esta persona no sabe a donde ir y preguntar: ¿Debería ir a un médico? pero la pregunta no es sobre el cuerpo físico. ¿Debería ir a una religión o iglesia? pero lo que se desea muchas veces es una explicación más completa y científica, libre de límites.

Por esto vemos a la experiencia-fuera-del-cuerpo como una herramienta muy importante en la vida de una persona, pues permite chequear la realidad más allá de la vida física, sin ningún tipo de lavado de cerebro, dogmatismo o imposición. La creencia, miedo, fe o superstición debe ser sustituida por la experiencia personal directa.


La Tanatología, o el estudio de la muerte, han recibido un gran impulso para su progreso debido a las investigaciones sobre las experiencias-cercanas-a-la-muerte. Los casos de resurrección estudiados por médicos y psiquiatras a través de estas experiencias-cercanas-a-la-muerte permiten el examen de los relatos donde las personas que volvieron de la muerte cuentan lo que vieron. La misma observación se puede conseguir con la proyección astral.

La falta de conocimiento sobre este asunto genera, consciente o inconscientemente, la tanatofobia, que es el miedo a la muerte.  Muchos estudios fueron hechos por psicólogos y psiquiatras sobre la tanatofobia, descubriéndose que el miedo a la muerte es el generador de muchos problemas psicológicos humanos, incluso de muchas otras fobias.

En la Proyecciología podemos estudiar la muerte con un enfoque científico, basado en experimentación y consensos.  Según muchas evidencias, la muerte es solamente un pasaje de una dimensión para otra, como una persona que vive en un país y cambia para vivir en otro. En la muerte, la persona descarta su cuerpo físico, para vivir en otras dimensiones.

Saturday, January 19, 2013

Reurbanización multidimensional: Evolución global más allá del 2012

por Kim McCaul, IAC Australia

Introducción



La película taquillera 2012 nos mostró que existe una gran fascinación con la idea de un cambio intempestivo y dramático en el mundo. Actualmente, las distintas interpretaciones del calendario Maya proporcionan un punto central cómodo para esta fascinación (Lachman, 2009). El calendario Maya contabiliza el tiempo en una variedad de ciclos entrelazados, el principal de ellos, el baktun, llegará a su cierre en diciembre del 2012. Para algunos, esto hace surgir la expectativa de que el año 2012 traerá grandes agitaciones físicas, desastres naturales, posiblemente enfermedades, muerte y destrucción a gran escala.


Una expectativa paralela es que el 2012 traerá algún tipo de transformación espiritual, posiblemente para toda la humanidad, quizá sólo para unos cuantos que ya estén  “preparados” para recibirla (por ejemplo Arguelles, 1987; Stray, 2009). Según la corriente de pensamiento, esta transformación podrá llegarnos por medio de un rayo cósmico alineado con la Tierra en esa fecha, o por la llegada de algún ser mesiánico que canalizará las energías transformadoras al mundo. Finalmente, algunas teorías combinan las dos corrientes. En esas versiones, algunas personas caerán víctimas de las catástrofes mientras otras entran a una era de iluminación.(ver el documental 2012: Ciencia o superstición)

Este artículo explica por qué, tanto el escenario cataclísmico como el transformacional no va de acuerdo con el entendimiento multidimensional de la vida humana y la evolución de la conciencia. Utilizo aquí la palabra multidimensional para hacer referencia al hecho de que no sólo somos seres físicos. Parto de la premisa de que tenemos cuerpos no físicos, que nuestra vida continúa después de la muerte corporal y de que existen muchas dimensiones en las cuales  se vive entre vidas físicas. En seguida me explico, pero es importante que desde el principio quede claro de donde estoy partiendo. No descarto todas las ideas respecto al 2012, debido algún prejuicio materialístico en contra de las ideas espirituales. Al contrario, son los mismos principios multidimensionales que van en contra de una transformación repentina de este planeta.

Muchas de las ideas que se comentan en este artículo se profundizan aún más en el programa de Desarrollo de Conciencia de la IAC. La idea de la reurbanización se abarca en detalle en el  5to módulo no básico de ese programa.

Concienciología

Una de las herramientas claves que sustentan la concienciología es la proyección lúcida de la conciencia (viaje astral, experiencia fuera del cuerpo) para explorar otras dimensiones y conocer más respecto al sitio de la vida humana dentro del universo multidimensional (ver Proyecciones de la conciencia, de Waldo Viera). En este artículo quiero compartir algunas de las percepciones que podemos obtener de la concienciología con respecto a los procesos multidimensionales detrás de los cambios que ocurren en este planeta.

Algunas de las ideas que estoy por presentar pueden ser un tanto radicales o inusuales y le pido al lector que no crea nada de lo que digo. Considere, reflexione y procure verificar o refutar por lógica y por sus propias experiencias. Un paso clave en la depuración y valoración de la información con la cual  nos bombardean respecto al 2012 y sobre muchos aspectos de la vida espiritual, es la transformación de nuestro enfoque a lo multidimensional (o espiritual) de uno de fe y creencia a uno de experiencia y lógica. Con frecuencia esto puede significar vivir con ambigüedad en espera de percepciones más claras antes de aceptar algo como preciso. Así que, no crea en nada, experimente y tenga sus propias experiencias.

Interpretaciones temerosas y optimistas del calendario Maya


Existen dos puntos básicos que podemos tomar de las interpretaciones temerosas y optimistas del calendario maya. Ambas son esencialmente materialistas y pasivas. Colocan a los seres humanos como víctimas de las circunstancias que los destruirán o los salvarán. Tal vez parezca un poco extraño describir las teorías entorno al 2012 como materialistas, pero si analizamos más de cerca más a las dos interpretaciones principales del calendario maya, son fuertemente limitadas según la corriente materialista.

La idea de que el 2012 traerá muerte y destrucción, por lo regular, se presenta sin ningún análisis de lo que en realidad significa la muerte. En breve examinaré la muerte en más detalle, pero sólo para decirlo con franqueza: si la tierra y toda la vida fuera destruida, sería muy trágico porque este es un  planeta hermoso, pero la vida y nosotros como individuos continuaríamos, aún temporalmente sin cuerpo físico.

Así mismo, la sugerencia de que el 2012 traerá algún tipo de transformación evolutiva, por lo regular no viene acompañada de algún análisis de lo que en realidad consiste esa evolución. La evolución espiritual, ¿será algo que nos puede ser “concedida”  y suceder de la noche a la mañana? O ¿será algo que ocurre como resultado de los esfuerzos individuales y se despliega a lo largo de muchas vidas?

Y aquellos que actualmente no tienen un cuerpo físico, ¿serán incluidos en esta experiencia que supuestamente predijeron los Mayas? Aquí me refiero aquellos que en concienciología llamamos conciencias extrafísicas. Nosotros, usted y yo, actualmente somos conciencias intrafísicas; tenemos un cuerpo humano en esta dimensión física. Cuando “muramos” nuevamente seremos conciencias extrafísicas, lo que fuimos antes de nacer.

Comúnmente cuando las personas hablan de la humanidad y de su transformación espiritual, parece que se limitan a la población intrafísica. En realidad, la población extrafísicas o para –población de este planeta excede por mucho a la población intrafísica en un porcentaje de nueve a uno.

En resumen, las ideas de lo que ha de ocurrir en el 2012, tanto aquellas llenas de esperanzas como las temerosas, carecen de un análisis adecuado de cómo se relacionarán los eventos esperados, ya sea con la naturaleza de la vida multidimensional o con la basada en la evolución dinámica, activa, de libre voluntad y esfuerzos personales. Ahora analizaré ambas cuestiones a su vez. 

Vida Multidimensional

Una de las herramientas principales que utilizamos en concienciología es la proyección de la conciencia (también conocida como experiencia fuera del cuerpo). La proyección nos permite entrar temporalmente en dimensiones extrafísicas y vivenciar la experiencia como seres multidimensionales. Existen buenos libros  sobre esa experiencia y se ha reportado a lo largo de la historia y las culturas (e.g. Buhlmann, 1996; Crookall, 1964; Monroe. 1978; Sheils, 1978; Vieira,1997;Vieira,2002), pero para muchos esto sigue siendo difícil de lograr y sólo lo experimenta una fracción de la población mundial. La proyección de la conciencia es la mejor manera de conocer lo que será la vida después de la muerte.

La muerte o con mayor precisión, la desactivación del cuerpo físico, será el punto de entrada a la multidimensionalidad para todos. Para mejor entender esta experiencia inevitable, conviene entender de qué manera estamos constituidos, por ejemplo la relación entre el cuerpo físico y nuestros cuerpos más sutiles. La Imagen 1 representa las partes constitutivas de lo que llamamos nuestro holosoma. Este término viene del griego, holo significa “entero”  o  “conjunto de”  y soma significa “cuerpo”. El holosoma  es nuestro conjunto de cuerpos constituidos de:

El soma o cuerpo físico;
El energosoma o cuerpo energético;
El psicosoma o cuerpo emocional, también conocido como cuerpo astral;
El mentalsoma o cuerpo mental.


Copyright IAC 2012



En nuestra esencia somos conciencias. Estos cuerpos, aún los más sutiles, son manifestaciones energéticas como todas las otras “cosas” en el mundo. La conciencia va más allá de la energía y más allá de todos sus cuerpos, que simplemente se utilizan para manifestarse. Debido a la naturaleza sutil no estamos en una posición para explorar y entender la conciencia directamente. Sólo la podemos explorar indirectamente, estudiando los cuerpos que utiliza (nosotros) para manifestarse temporalmente.

La conciencia se manifiesta en tres de estos cuerpos: el soma, el psicosoma y el mentalsoma. El energosoma proporciona la energía vital que anima el cuerpo físico y establece los enlaces sutiles entre él y el psicosoma.

Para la mayoría de nosotros el cuerpo más prominente es el físico. Domina por completo nuestras percepciones y restringe nuestra conciencia de nosotros mismos y del mundo multidimensional a nuestro alrededor. Cuando desactivamos nuestro cuerpo físico, por ejemplo cuando morimos, la vida continua, pero entonces manifestamos el psicosoma.

Si pasamos por una muerte saludable, también nos despojamos de las energías del cuerpo energético como parte del proceso. Cuando eso sucede nos hemos liberado de la última existencia intrafísica y estamos listos para regresar lúcidamente a nuestro origen extrafísico, repasamos  nuestra última existencia, ponernos al tanto con nuestras amistades evolutivas y prepararnos para la siguiente existencia intrafísica.

Desafortunadamente, muchos humanos no liberan todas las energías de su última vida intrafísica. Su psicosoma permanece denso con la carga de su energosoma más reciente, la cual contiene  profundas huellas mnemónicas de su última vida. Estas conciencias extrafísicas frecuentemente permanecen fuertemente atadas a la dimensión física y representan los fantasmas o espíritus que algunas personas perciben. También pueden ser atraídos hacia dimensiones extrafísicas densas con conciencias similares.

Dichas dimensiones pueden tomar muchas formas. Existen dimensiones donde todos comparten las mismas ideas fundamentalistas religiosas, otras donde las personas están atrapadas en dinámicas de subyugación y represión o en orgías de lujuria y violencia y sitios mundanos donde las personas siguen plenamente convencidos que son seres físicos que necesitan ir a trabajar, comer, beber, tener relaciones sexuales y dormir aunque todos estos son atributos que debemos dejar atrás cuando se deja el cuerpo.

Existen miles de millones de conciencias extrafísicas (Recuerden el porcentaje 9:1. Calculamos una parapoblación de 54  billones ) que son concientes de su situación y están activamente comprometidos en su evolución personal y la de aquellos a su alrededor. Pero la gran mayoría se encuentra atrapada en patrones de pensamientos y emoción hostiles, nocivos, patológicos y restrictivos. Dichas conciencias se encuentran atadas en prisiones internas de grupos kármicos con quienes comparten una historia (a lo largo de vidas) de dinámica de perpetrador y víctima: ya sea a gran escala de genocidio interracial, el crimen organizado, o la escala doméstica de la dinámica de las familias represivas y violentas. Lo vemos en la vida intrafísica, pero continúa a mayor escala en las dimensiones extrafísicas.

Una dimensión se describe con mayor precisión como un estado de conciencia, más que un lugar. Sin embargo, los estados de conciencia tienen una realidad energética. Tal vez usted recuerde experiencias al conocer personas que “no encajaban del todo”, o que tenían una “vibra muy fuerte”. Las personas con mayor sensibilidad  tienen dificultad al estar en sitios de mucha actividad, porque son influenciados por las energías de los demás. Estas interacciones energéticas también ocurren a  través de las dimensiones.

Las dimensiones extrafísicas alrededor del la Tierra se pueden imaginar como bolsas energéticas que flotan alrededor del planeta. Al igual que las ondas de radio, no ocupan la misma frecuencia y pueden estar en el mismo “espacio”, pero en distintos anchos de banda. La noción del espacio físico es sólo de valor limitado cuando se desea entender las dimensiones extrafísicas; desde una perspectiva todas las dimensiones están presentes aquí y ahora en el espacio que nos rodea. Pero desde otra perspectiva, las dimensiones extrafísicas más densas están más cerca de la corteza terrestre, mientras que las dimensiones más sutiles se encuentran más arriba, más desprendidas de la densidad física.

A pesar de que tal vez  no podamos percibir conscientemente las dimensiones extrafísicas, no obstante, tienen un impacto muy real en nuestra vida física. Hoy día muchas personas están preocupadas por el efecto de las microondas de su teléfono móvil en su organismo físico y sería sensato tener precaución respecto a estas influencias. Pero por mucho, la influencia más  tóxica en la sociedad intrafísica es la energía tóxica que emana de las dimensiones patológicas a nuestro alrededor. Muchos padecimientos mentales y físicos, las distintas maneras  de pensar de  los fundamentalistas y los fanáticos de toda convicción y los conflictos interpersonales y los abusos de este mundo son directa e indirectamente influenciados por los intrusores de conciencias extrafísicas patológicas.

Entonces, causar transformación en el mundo, inevitablemente significa la transformación de su entorno extrafísico. La evaluación de la concienciología, basada en las observaciones extrafísicas y en la interpretación de los cambios demográficos desde 1950, indica que dicha transformación actualmente ocurre en el planeta Tierra. Vieira acuñó la expresión reurbanización extrafísica para describirlo. (Vieira, 2003)

Reurbanización Extrafísica

En su manejo convencional, reurbanización se refiere a la rehabilitación o reintegración de un área de tierra que lleva al incremento social o cultural. Por ejemplo, se podría describir la transformación de una antigua zona industrial a una zona habitacional o de recreación. Los muelles de Londres y Melbourne son dos casos similares de puntos opuestos en el mundo.

La reurbanización extrafísica se refiere al proceso de rehabilitación de un “espacio” o dimensión. Tal como se explica anteriormente, una dimensión extrafísica en realidad es la agrupación de conciencias similares. De hecho la dimensión intrafísica es bastante original, ya que es la única dimensión en la que las conciencias de niveles evolutivos significativamente distintos pueden ocupar juntas: un Adolf Hitler y un Mahatma Gandhi. Es por eso que esta dimensión ofrece una gran oportunidad de aprendizaje. Nos permite experimentar contraste entre conciencias en formas que no serían posibles extrafísicamente.

Las dimensiones extrafísicas se caracterizan por el hecho de que todos los ocupantes vibran más o menos a la misma frecuencia. Esta frecuencia está determinada por el pensene de un individuo. Un pensene es una unidad de pensamiento-sentimiento-energía emitida por una persona. Es una expresión técnica construida de los siguientes elementos: pen-pensamiento; sen-sentimiento; e-energía. El término fue creado para reflejar el hecho de que en realidad nunca pensamos sin alguna emoción, nunca experimentamos una emoción sin algún pensamiento y jamás hacemos algunos de los dos sin producir energía. Y por supuesto  todas las personas tienen  una multitud de pensenes todos los días. Algunos se relacionan a las ideas intelectuales y tienen un énfasis mayor en el aspecto pen. Los pensenes están coloreados por los condicionamientos individuales, los valores y juicios. Por ejemplo, todas las personas pensarán en el sexo de cuando en cuando, pero para algunos es agradable y para otros va cargado de culpabilidad. La acumulación de nuestros pensenes habituales, con el tiempo define nuestro holopensene (holo - totalidad, conjunto de - pensene)


Toda persona tiene su propio holopensene; el resultado energético de su patrón característico de pensamiento y sentimiento. Si le ha sucedido a usted que la mera presencia de otra persona, es desagradable o edificante, a lo que usted reacciona no es alguna vibra de ideas poco precisas, sino al holopensene de la persona: una realidad energética de la propia creación de dicha persona. Una dimensión extrafísica está ocupada por conciencias donde todas comparten holopensenes que se atraen mutuamente. Una observación hecha por un proyector consiente, es que muchas de las dimensiones extrafísicas son muy viejas. Dicho de otra manera, están ocupadas por conciencias que durante mucho tiempo no han tenido una vida intrafísica. Después de su muerte más reciente, hace más de cientos o hasta miles años, estas personas no continuaron su viaje evolutivo. Simplemente continuar la ‘vida’ tal como la conocían, estancándose extrafísicamente en patrones repetitivos de pensamiento, emoción y acción.

Mientras que la reurbanización intrafísica implica la demolición y construcción de estructuras físicas, las estructuras ‘demolidas’ en la reurbanización extrafísica son los holopenses creados por las conciencias extrafísicas. El primer paso para romper con estas estructuras pensénicas, creadas a lo largo de siglos, es retirar las conciencias. De esa manera no podrán mantener la dimensión patológica por medio de sus pensenes. Después, el ‘área’ podrá ser purificada energéticamente.

Los resultados de este proceso son dobles. Primero, se elimina la influencia de la dimensión extrafísica pese a la  intrafísica. Esto, tarde que temprano se verá reflejada en la dimensión intrafísica por medio de iniciativas y acciones positivas, humanísticas y unversalistas –la reducción del crimen, una mayor cohesión social, sanación de heridas profundas entre grupos raciales o naciones y así sucesivamente.

Y por el contrario, las conciencias extrafísicas enfermas necesitan ir algún sitio una vez que son retiradas de sus hogares extrafísicas de largo plazo. El sitio más inmediato es la dimensión intrafísica  por medio de un renacimiento forzado. Como consecuencia tenemos entre nosotros la llegada de gran cantidad de conciencias reurbanizadas con todos sus fanatismos, sus locuras, sus egocentrismos y restricciones mentales.

Las conciencias que participan en agrupaciones como el Talibán, el Ejercito de Resistencia del Señor, los neo-nazis,  y los fundamentalistas de todas las tendencias y los individuos que manifiestan conductas fuertemente aberrantes, destructivas y dañinas,  frecuentemente son los recién llegados a esta dimensión, recolocados a la fuerza desde sus “hogares” extrafísicos.

A primera vista pudiera parecer extraño tratar de mejorar la energía atmosférica de la Tierra introduciendo una multitud de personas que llevan fuertes cargas patológicas. Pero lo físico precede lo intrafísico, por ejemplo, para que aquí suceda un cambio, primero debe suceder del ´otro lado´. Únicamente  cuando se hayan despejado las dimensiones extrafísicas que rodean de la Tierra, podrá establecerse a nuestro alrededor una nueva población de conciencias más evolucionadas: un proceso que básicamente altera el ambiente energético de este planeta y permite una nueva era de autoconsciencia

Algunas personas se refieren a la vida física y a este planeta como  una escuela, pero en el momento es más como un hospital que una escuela. El proceso de reurbanización va alterar la proporción de los enfermos en relación a los sanos y va a trasladar hacia otros planetas aquellos con mayores patología para que ellos ahí continúen su viaje, mientras aquellos de nosotros, un poco menos enfermos, podamos aprovechar mejor el ambiente de aprendizaje en la Tierra


Como es obvio, el proceso  como lo entendemos mediante la concienciologia no concluye en el 2012. De hecho, calculamos que la intensidad de conciencias enfermas que llegan a la dimensión intrafísica debido a la reurbanización seguirá en aumento durante gran parte de este siglo. Por un lado el impacto de doble efecto -el incremento de patologías asociadas de comportamientos aberrantes  y  por otro, el incremento de la innovación humanística- también aumentará. .

Pero esto no es un suceso pasivo que simplemente sucederá a nuestro alrededor mientras observamos. Todos tendremos una función importante que desempeñar en el.  

Evolución Dinámica

Para quienes no tienen antecedentes de experiencias psíquicas, lo que acabo de indicar tal vez no tenga mucho sentido. No quiero que crean en lo que estoy diciendo, pero si les invito a que tengan un criterio abierto y exigente. Vean lo que sucede en el mundo y consideren si lo que he descrito aquí tal vez proporcione una explicación.

Quienes han vivido la presencia de conciencias extrafísicas sabrán que muchas no son muy positivas. También sabrán que la dinámica entre conciencias intra y extrafísicas es energética. Gran parte de nuestro enfoque debe estar en protegernos de los ‘vampirismos’ o ‘ataques’ energéticos, pero es también por medio de las energías que podemos asistir a las conciencias extrafísicas enfermas. La energía conciencial es la moneda circulante del universo multidimensional.

Nuestro holopensene personal, es como muestra tarjeta de llamadas evolucionarias. Para quienes la pueden discernir, es evidente, nuestra etapa evolutiva y nuestro nivel actual de madurez desde una perspectiva multidimensional. Cuando hablo de nivel evolutivo aquí no me refiero a algo incierto como ‘iluminado’ o ‘maestros ascendidos.’

Todos es estamos en un viaje de evolución que nos aleja de ser individuos egocéntricos y absortos en sí mismos atrapados en ego-karma; mediante el creciente conocimiento de aquellos que nos rodean y de un liderazgo en aumento de asistencia en nuestro grupo kármico; hacia una vida finalmente dedicada a la asistencia evolucionaria de todos los seres, en todas las dimensiones o polikarma. En todo momento de nuestra vida, nuestros pensenes estarán centrados en egokarma, grupokarma o polikarma. Es nuestra responsabilidad personal desarrollar un impulso evolucionario que haga girar nuestro enfoque pensénico (pensamientos, emociones y energías) del egokarma al polikarma. La herramienta clave a nuestra disposición para inducir estos giros es ofrecer asistencia a otras conciencias. Si aceptamos que casi todas las personas en este planeta tienen  “problemas”  (por ejemplo -algun tipo de patología), la dinámica evolucionaria es que aquellos que estén menos enfermos asistan a quienes lo están más.

Por supuesto que hay muchas maneras en las cuales podemos brindar asistencia uno a otro: la asistencia puede ser material, como proporcionar las necesidades básicas de la vida a aquellos que las carecen; puede ser el apoyo emocional y el consuelo; o puede estar centrado en ideas y la modificación de patrones de pensamiento. El enfoque radica en la asistencia energética multidimensional.

En el proceso de reurbanización, los seres humanos tienen una función fundamental. Existen diferencias vibracionales significativas entre las dimensiones refinadas, desde donde vienen los asistentes extrafísicos para ayudar en la evolución sobre este planeta y las dimensiones densas que están reurbanizadas.  Estas diferencias significan que es muy difícil para los asistentes proporcionar asistencia directa a las conciencias extrafísicas densas. Como se describe anteriormente, las conciencias saludables ya no cargan energías densas del cuerpo energético, mientras que las patológicas sí.

Los seres humanos proporcionan un puente energético esencial  con sus densos cuerpos energéticos, por medio del cual se puede traer la energía asistencial dentro de las dimensiones patológicas. Si lo deseamos, podemos convertirnos en epicentros energéticos de asistencia inter-dimensional. Dicha asistencia puede ocurrir en cualquier momento (por ejemplo, mientras realizamos nuestra rutina del día), pero aquí quiero hacer enfoque en dos actos de asistencia intencionados: proyecciones asistenciales y ‘la tarea energética personal’ TENEPER


Cada uno de ellos pudiera justificar un artículo o hasta un libro en su propio derecho, así que mi discusión necesariamente será superficial. Si desean profundizar más, sugiero que consulten Proyecciones de la Conciencia y  EL Manual de la TENEPER, ambos por Waldo Vieira.

La Concienciología afirma que todos dejan su cuerpo humano  en su psicosoma durante la noche al dormir. Esto ocurre como resultado natural de nuestra fisiología, o mejor aún  nuestra parafisiología. En la mayoría de los casos dejamos nuestro cuerpo físico en nuestro psicosoma de manera inconsciente. Dormimos o participamos en comportamientos automáticos, representando los pensamientos que nos han preocupado durante nuestro estado de vigilia: la gente  ‘va al trabajo’, ‘limpia la casa’ o procuran encuentros sexuales. Y lo que nos queda en la memoria de esos actos generalmente se interpretan como sueños.

Las experiencias más tangibles son aquellas que frecuentemente ocurren cuando nos vamos quedando dormidos: sensaciones de cosquilleo, vibraciones o pulsaciones, sonidos craneales extraños, pérdida de las limitaciones corporales, y sensación de expansión. Todas estas sensaciones resultan cuando nuestro psicosoma comienza a salir fuera del cuerpo físico al quedarnos dormidos. Podemos iniciar el control consiente de nuestra vida nocturna una vez que tengamos puesta la conciencia y la  intención en este proceso. Esto puede incluir ofrecernos como voluntarios para proyecciones que ofrecen asistencia a otros.

Existen muchos tipos distintos de proyecciones asistenciales, pero en el contexto de la reurbanización el enfoque está en la utilización de las energías densas del cuerpo energético. Por consiguiente, al dejar el cuerpo bajo la guía de los amparadores extrafísicos, la consciencia intrafísica llevará una gran cantidad de carga densa de energía de su cuerpo energético con el psicosoma.

 

Copyright IAC 2012


La conciencia intrafísica tal vez sólo tenga conocimiento limitado de lo que está ocurriendo y pudiera estar bajo la orientación o el control remoto voluntario de los amparadores  extrafísicos que dirigen al proyector hacia la dimensión destinada. Ahí, el proyector funciona como un conductor de energías extrafísicas sutiles que aumentan en densidad al ser canalizadas a través de él. También puede funcionar como ‘señuelo asistencial’, donde una o varias conciencias extrafísicas perturbadas están añadidas a su campo energético y son eliminadas o extraídas para recibir tratamiento y posiblemente un renacimiento de la dimensión patológica en donde habían estado atrapadas.

Mientras que ocasionalmente pudiéramos experimentar repercusiones energéticas de esta actividad, el proporcionar asistencia de este tipo asegura que recibiremos atención especial de los asistentes. Las proyecciones asistenciales nos permiten convertir el sueño en tiempo altamente productivo y proporcionan una manera en la cual podemos tomar nuestro lugar como pequeñas piezas dentro del gran mecanismo asistencial que mantiene el equilibrio en el mundo. 

La tarea energética personal (TENEPER) nos ofrece otra alternativa. TENEPER es un compromiso personal en el cual dedicamos apenas una hora diaria para donar nuestras energías concienciales a las conciencias necesitadas, tanto a las  intrafísicas como las extrafísicas (Vieira, 1996). Al igual que en meditación, TENEPER implica aislarse uno sólo en un cuarto oscuro. Pero, contrario a la mayoría de las prácticas de meditación donde el enfoque es en uno mismo, en la TENEPER el enfoque está en exteriorizar energía terapéutica. Esta energía aparentemente se exterioriza en un cuarto vacío, pero hay mucha actividad multidimensional durante TENEPER, esta imagen lo intenta representar.



Copyright IAC 2012


Uno o varios amparadores  extrafísicos se unen al practicante y canalizan su energía por medio de él mientras los pacientes extrafísicos son traídos al espacio para recibir varias formas de asistencia energética. Los practicantes de la TENEPER también pueden asistir a las conciencias intrafíscas, que pueden ‘estar en TENEPER’ sin importar en qué parte del mundo se encuentren. Es una práctica que enfrenta a los practicantes con sus propios problemas y los expone a mayor cantidad de ataques energéticos. Pero también lleva a la formación de un enlace profundo con los asistentes y nos permite crecer saludablemente hacia el interior de un autoconocimiento multidimensional.

Al igual que la proyección asistencial, la práctica de la TENEPER puede llevar a un bienestar profundo y  satisfacción como resultado del tiempo dedicado a favor de los demás. Al tomar nuestro lugar en el mecanismo multidimensional de la asistencia, no sólo contribuimos a la reurbanización del planeta, sino también aseguramos el cumplimiento con nuestra programación existencial  o plan de vida antes de regresar a la dimensión extrafísica.

Conclusión

El objetivo de este artículo era cuestionar la lógica de las ideas acerca del ´del fin del mundo´ o de un ´cambio espiritual´ repentino. Ambos conceptos son profundamente erróneos debido a sus limitaciones materialistas y el segundo es casi siempre extremadamente amplio. Procuré proporcionar un contexto para entender lo que en realidad conlleva el cambio espiritual a nivel planetario. Es un proceso activo, grande y complejo, en el que todos podemos cumplir una función. Todos estamos o podemos estar en control de nuestros propios actos multidimensionales. Cada día tomamos decisiones que determinan si nuestro enfoque está  en la  asistencia multidimensional y el conocimiento o en los deseos de nuestro cuerpo físico y nuestra personalidad actual. La vida es muy idiosincrática; nadie puede decirnos cómo vivir. Cada uno debe descubrir cómo conviene mejor avanzar en nuestra evolución y cumplir nuestro objetivo en esta vida intrafísica actual, más allá del 2012.


Glosario

Amparador – Conciex auxiliadora de una concín o de varias concines; benefactor extrafísico; conciencia que ejerce lúcidamente la asistencia interconciencial multidimensional avanzada. Expresiones equivalentes, arcaicas, desgastadas y desvirtuadas por el empleo continuado: ángel de la guardia, ángel guardián, ángel de luz, guía, mentor.

Energosoma – Paracuerpo energético de la concín. Constituye la unión entre el soma y el psicosoma, actuando como punto de conexión a través del cual la energía fluye desde un vehículo conciencial hacia el otro. También llamado holochakra.

Programación existencial – Plan de acciones para la vida intrafísica actual creado individualmente, antes de nacer, apoyada por el evoluciólogo, con el objetivo de lograr los mayores resultados posibles evolutivos y holokármicos dentro de su vida. Acrónimo: proexis.

Conciencia extrafísicael paraciudadano de la sociex; conciencia que ya no tiene soma. Sinónimo desgastado: desencarnado. Acrónimo: conciex.

Reurbanización extrafísica – La mejora de ambientes y comunidades extrafísicas enfermos o degradados con la finalidad de sanar los holopensenes de las zonas intrafísicas que han sido influenciadas negativamente por ellos.

Holopensene (holo + pen + sen + e) – Conjunto de pensenes o información energética agregada o consolidada que representa un lugar, objeto, conciencia, actividad, idea o condición. Sinónimo envejecido por el uso: egrégora

Conciencia intrafísicala personalidad humana; el ciudadano o ciudadana de la socín. Sinónimo desvirtuado por el uso: encarnado. Acrónimo: concín Mentalsoma (mental + soma) – Cuerpo mental; paracuerpo del discernimiento de la conciencia..

Psicosoma (Griego: psyckhe, alma; soma, cuerpo) – Vehículo de manifestación de la conciencia en las dimensiones extrafísicas. El paracuerpo emocional de la conciencia; el cuerpo objetivo extrafísico de la concín. Sinónimo popular anticuado: cuerpo astral.

Conciencias reurbanizadas – Una conciencia  extrafísica forzosamente recolocada desde las dimensiones patológicas extrafísicas donde había vivido durante siglos, hacia una dimensión transitoria donde ya sea que se prepare para el resoma en la Tierra o una  migración hacia otro planeta.

Pensene (pen + sen + e) – Unidad de manifestación práctica de la conciencia, según la Concienciología, que considera a los tres elementos, el pensamiento o idea (concepción), el sentimiento o la emoción, y la energía conciencial en conjunto, de modo indisociable.


Referencias

Argüelles, José 1987. The Mayan Factor: Path Beyond Technology. Inner Traditions: Rochester.

Buhlmann, William. 1996. Adventures Beyond the Body: How to Experience Out-Of-Body Travel. Harper Collins: New York.

Crookall, Robert. 1964. The Techniques of Astral Projection: Dénouement after fifty years. The Aquarian Press: Wellingborough.

Lachman, Gary 2009. 2013: Or, what to do when the apocalypse doesn’t arrive.EnlightenNext Issue 44.

Monroe, Robert. 1978. Journeys out of the Body (updated edition). Anchor Books: New York.

Sheils, D. 1978. A cross-cultural study of beliefs in out-of-the-body experiences, waking and sleeping. Journal of the Society for Psychical Research 49 (775) pp.697-740.

Stray, Geoff. 2009. Beyond 2012: Catastrophe or Awakening? New Dawn. Number 117.

Vieira, Waldo. 1996. PENTAManual: Personal Energetic Task. International Institute of Projectiology and Conscientiology: Rio de Janeiro.

Vieira, Waldo. 1997. Projections of the consciousness (2nd English edition). Alvaro Salgado, Kevin de La Tour & Simone de La Tour (trans.). International Institute of Projectiology and Conscientiology: Rio de Janeiro.

Vieira, Waldo. 2002. Projectiology: A Panorama of Experiences of the Consciousness outside the Human Body. Kevin de La Tour & Simone de La Tour (trans.). International Institute of Projectiology and Conscientiology: Rio de Janeiro.

Vieira, Waldo. 2003. Homo Sapiens Reurbanisatus. International Association of the Centre for Higher Studies of Consciousness: Igassu Falls.


Kim McCaul es un instructor voluntario de la IAC establecido en Adelaide, Australia. Ha estudiado concienciología desde 1997. Kim es un antropólogo que trabaja en el área de aplicación de asuntos de los Aborígenes Australianos.